miércoles, 27 de septiembre de 2006

You Again

Ocho de la mañana, un nuevo día, es tarde y suena el celular, alguien llama, cuelga. De nuevo las luces del teléfono se prenden, alguien llama y Paris se levanta asustado y decide contestar. Al parecer le cuelgan, mira el reloj, nueve de la mañana. Deprisa se viste, sale de la casa, corriendo toma el camión que lo lleva al metro, de ahí llega a la estación Zócalo.

Baja del tren, inmóvil, ve a la gente, y pareciera que espera a alguien, mas no es así. A lo lejos ve a una chica impresionante, lo cautivó. Es para él la mujer más guapa que haya visto. Sus ojos dilatados la siguen viendo, observan cómo se aquella figura se va, sube las escaleras y se pierde entre la multitud. Sus ojos dilatados de la emoción, al no verla Paris decide ir tras ella.

En la plancha del zócalo, en ese lugar inmenso intenta encontrarla, corre desesperado por las calles del centro histórico. En una se detiene por el cansancio, y un hombre le quita su cartera. El asaltante huye, Paris va tras de él. Corre el ladrón, corre Paris. Siguen corriendo cuando de pronto, el hombre perseguido se detiene. Mira hacia dentro de un bar/restaurante/cantina/ X donde al fondo se ve una mujer que con movimientos cadenciosos seduce a varios, a muchos, de los presentes. El ladrón no dejaba de verla. Paris hizo suya aquella oportunidad para golpearlo y quitarle sus pertenencias.

Decide meterse al lugar invadido de esclavos de la sensualidad emitida por la mujer danzante. Igual que todos ellos Paris quedó fascinado. Por un momento lo duda, pero no, así es. Es la misma chica que vio en el metro. Se entusiasmo y aproximó a la tarima donde emitía ella su baile hipnotizador. Pero prefirió no continuar hacia ella, mejor actuó ser parte del público y admirarla. Al terminar, él aplaudió, ella bajó y con su mirada sedujo a Paris, bajó, caminó hacia él y al encontrarse cara a cara él en un acto de arrebato se acercó con la intención de darle un beso, cuando su celular comenzó a sonar. Quedaron quietos... el celular suena y no contesta. Paris en su habitación dormido, seis de la mañana, un nuevo día.

1 comentario:

De Tudo de Helena dijo...

Holla!...muito prazer!...muito grata pelas visitas, virei sempre visitar o seu blog, que gostei muito também, ok?..beijos!..:*)